sábado, 12 de julio de 2008

EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y TURÍSTICO DE TARAZONA DEJAN HUELLA EN LA EXPO

12.7.2008.

EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y TURÍSTICO DE TARAZONA DEJAN HUELLA EN LA EXPO SEGÚN MANIFIESTA SU ALCALDE, EL POPULAR LUIS MARÍA BEAMONTE


Por: Redacción

Cultura, patrimonio y progreso económico. De esta manera se ha presentado este viernes Tarazona en la Expo, como una ciudad emergente que apuesta por el sector servicios. Además, el futuro parador de Veruela dará, si cabe, más potencial turístico a una zona “con identidad propia, con una de las mejores fiestas locales y que mira al futuro con ambición e ilusión”.


EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y TURÍSTICO DE TARAZONA DEJAN HUELLA EN LA EXPO

(11/07/08).- Tarazona no ha desaprovechado la oportunidad que le ha ofrecido la Diputación de Zaragoza para promocionarse en la Expo. La capital del Moncayo ha mostrado este jueves en el “balcón de las localidades zaragozanas” su potencial cultural y patrimonial, basándose en las próximas fiestas del Cipotegato, pero también su emergente progreso económico y cultural, que se verá reflejado con la construcción del cercano parador de Veruela.

Así lo ha explicado su alcalde, Luis María Beamonte, quien ha destacado los logros recientes del municipio gracias a la ayuda de la Exposición Internacional, como son la recuperación del entorno del río Queiles, la construcción de nuevas zonas verdes, la iluminación del paseo o el acondicionamiento del cauce del río, que serán una realidad en breve.

El presidente de la Diputación Provincial, Javier Lambán, ha elogiado las virtudes turísticas de la población y las ha “reforzado” con la construcción del futuro parador del monasterio cisterciense de Veruela, que pondría su primera piedra el próximo día 29 de julio. “Será un polo de influencia, tardará unos dos años en materializarse y arrastrará a la economía de la zona” ha explicado. Para conseguirlo, ha completado Beamonte, “necesitaremos potenciar el sector servicios en el municipio, cosa que lograremos con las sinergias actuales”.

Economías al margen, la capital del Moncayo ha demostrado en la Expo que es mucho más, “que es una ciudad que merece la pena”. Con ese eslogan, Tarazona ha recreado en el pabellón uno de sus principales atractivos culturales, la fiesta del Cipotegato. El evento, declarado De Interés Turístico Regional y con vistas a ser declarado De Interés Nacional, tiene lugar el 27 de agosto y congrega en las calles de la localidad a gran cantidad de gente.

La fiesta, cuyo origen está relacionado con los antiguos bufones, ha tenido su réplica en el pabellón y un Cipotegato ha recorrido con su vara de madera la sala principal entre una nube de bolas rojas (simulando al tomate que se le lanza en Tarazona). Un grupo de chavales de la ludoteca municipal le ha seguido vitoreando su nombre, al que se le han añadido los curiosos que estaban en el edificio.

La oferta cultural turiasonense se ha completado con la actuación de la banda de jazz local Ensemble Cordiale. “Hemos traído este tipo de música para mostrar la diversidad musical existente en la localidad”, ha destacado la concejal de Turismo, Waldesca Navarro. No obstante, ha añadido, “también tenemos jotas y bailes regionales, pero hemos optado por enseñar primero las nuevas expresiones”. Por la tarde, será el turno de esta música más aragonesa, mediante las voces de las Escuelas Municipales de Jota Cantada y Bailada de Tarazona.

Con esta oferta, la capital del Moncayo, de 11.000 habitantes, se ha mostrado ante miles de personas en la Expo mediante folletos, discursos y actuaciones como una ciudad “con identidad propia, que mira hacia el futuro con ambición e ilusión” y que, según su alcalde, “confía plenamente en sus capacidades para afrontar los retos que tiene”.

No hay comentarios: